Arquitecto independiente

Gobierno de Chile

Tus Boletas de Honorarios
AHORA CUENTAN PARA TU PREVISIÓN

¿Qué Obtengo por Cotizar?

Los trabajadores a honorarios que paguen cotizaciones previsionales tendrán derecho a los mismos beneficios que actualmente tienen los trabajadores dependientes. En particular, las cotizaciones previsionales dan derecho a:

2.1.- Pensiones
2.2.- Seguridad laboral
2.3.- Salud
2.4.- Otros beneficios previsionales

2.1.- Pensiones

Pensión de vejez

Tienen derecho de pensionarse por vejez todos los afiliados que cumplan con la edad legal exigida, esto es, 65 años los hombres y 60 años las mujeres. La ley permite pensionarse anticipadamente, siempre y cuando el afiliado logre financiar una pensión igual o superior a un 70% del promedio de las rentas imponibles de los últimos 10 años de trabajo, y a un 80% de la Pensión Máxima con Aporte Solidario, (PMAS 2015 $290.395).

La cotización del 10% de la renta imponible le permitirá al trabajador independiente acumular ahorro previsional con el cual financiar su pensión de vejez. A mayor ahorro, mayor pensión. Mientras antes comience a cotizar, mayor será su ahorro y su pensión.

Pensión de invalidez y sobrevivencia

Tienen derecho a pensión de invalidez los afiliados no pensionados que tengan menos de 65 años y sean declarados  inválidos por las Comisiones Médicas, y sufran la pérdida de, al menos, el 50% de su capacidad de trabajo de acuerdo a las “Normas para la Evaluación y Calificación del Grado de Invalidez de los Trabajadores Afiliados al Nuevo Sistema de Pensiones".

Son beneficiarios de pensión de sobrevivencia los componentes del grupo familiar del trabajador o pensionado fallecido, entendiéndose por grupo familiar, él o la cónyuge sobreviviente, los hijos inválidos o menores de 18 años de edad o de 24 en caso que estudien, la madre o el padre de los hijos de filiación no matrimonial y, a falta de los anteriores, los padres del trabajador. Todos ellos deberán cumplir con los requisitos establecidos en la ley para tener derecho al beneficio.

Estos beneficios son cubiertos por un seguro contratado por las Administradoras de Fondos de Pensiones.  El trabajador cotiza para este seguro siempre y cuando no se haya pensionado y sea menor de 65 años de edad. La cotización para el seguro de invalidez y sobrevivencia (SIS) es, actualmente de 1,15% de la renta imponible. Este seguro opera si el trabajador se encuentra cotizando para pensiones,  y siempre que la causal de la invalidez o del fallecimiento no tenga origen laboral.

El trabajador a honorarios estará cubierto por el SIS desde mayo de cada año, y por:

  • 12 meses si la base imponible anual fue igual o superior a 7 ingresos mínimos (actualmente $1.687.000)
  • Por la cantidad de meses que resulte de multiplicar por 12 la razón entre el número de cotizaciones equivalentes en ingresos mínimos mensuales y 7.

Por ejemplo (considerando Ingreso Mínimo = $241.000):

Base imponible anual Número de meses de cobertura.
Base imponible anual/Ingreso mínimo
Meses de Cobertura
$ 270.000 1,12*12/7=2 Mayo y junio
$ 400.000 1,65*12/7=3 Desde mayo a julio
$ 600.000 2,48*12/7=4 Desde mayo a agosto
$ 800.000 3,31*12/7=6 Desde mayo a octubre
$ 1.000.000 4,14*12/7=7 Desde mayo a noviembre
$ 1.200.000 4,97*12/7=9 Desde mayo a enero
$ 1.600.000 6,63*12/7=11 Desde mayo a marzo

Por ejemplo, un trabajador cuyos ingresos brutos por honorarios durante el año 2015 fueren de $3.000.000, y por lo tanto su renta imponible anual de  $2.400.00 (80% de $3.000.000), la cobertura del SIS es para los 12 meses siguientes a abril del 2016.

En todo caso, para acceder a la cobertura del Seguro de Invalidez y Sobrevivencia durante el año 2015, será necesario cotizar mensualmente para pensiones (a través de pagos provisionales de cotizaciones), caso en que el trabajador a honorarios estará cubierto durante el mes siguiente a cada pago.

En caso de fallecimiento del afiliado (trabajador o pensionado), sus beneficiarios podrán acceder a una Cuota Mortuoria de 15 UF y a una pensión de sobrevivencia para su cónyuge, como también para la madre o padre de sus hijos de filiación no matrimonial, siempre que ella o él sea soltera o viuda que viva a sus expensas, y pensiones de orfandad para sus hijos menores de 18 años de edad o de 24 años si son estudiantes, o inválidos de cualquier edad.

En caso que el trabajador sufra una invalidez total o parcial -que califiquen las Comisiones Médicas del sistema de pensiones- podrá acceder a pensiones de invalidez las que, además, a su fallecimiento generan pensiones de viudez y orfandad y el pago de la Cuota Mortuoria.

De esta forma, el seguro permite generar ingresos para el trabajador o su familia, cuando por invalidez o fallecimiento este no pueda proveerlos.

Para mayor información visite: www.spensiones.cl

2.2.- Seguridad laboral

Los trabajadores a honorarios deben efectuar mensualmente las cotizaciones para el Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales que norma la ley N° 16.744, la que establece prestaciones económicas y médicas.

Prestaciones Médicas:son gratuitas para el trabajador y se otorgan mientras existan secuelas. Dichas prestaciones médicas son las siguientes:

  • Atención, médica, quirúrgica y dental.
  • Hospitalización si fuere necesario a juicio del facultativo.
  • Medicamentos y productos farmacéuticos.
  • Prótesis y aparatos ortopédicos y su reparación.
  • Rehabilitación física y reeducación profesional.
  • Gastos de traslado, si correspondiere.

Prestaciones Económicas:
Incluyen subsidio por incapacidad laboral; indemnización; pensiones de invalidez parcial, total o gran invalidez; y pensiones de supervivencia.

Para acceder al seguro, los trabajadores a honorarios deben registrarse en el Instituto de Salud Laboral (ISL) o en una Mutualidad de Empleadores. Estas entidades mantendrán a su disposición formularios de registro o adhesión.

Se debe efectuar una cotización de 0,95% de la renta imponible (la misma por la que cotiza para pensión), más una cotización adicional diferenciada de acuerdo a la actividad que realice el trabajador independiente.

Para acceder a las prestaciones del Seguro de Accidentes del Trabajo y Enfermedades Profesionales, no es necesario un período mínimo de cotizaciones, pero sí se exige encontrarse al día en el pago de las cotizaciones. Esto significa, no registrar un atraso superior a dos meses en las cotizaciones mensuales que haya debido efectuar desde que se incorporó al seguro de que se trata.

Las personas que por estar ya pensionadas, o por su edad, no estén obligadas a cotizar para pensión, pero voluntariamente lo hagan, podrán también cotizar para el seguro de la Ley N° 16.744.

El seguro de la Ley N° 16.744 establece prestaciones médicas y económicas.

Para mayor información visite: www.suseso.cl

2.3.- Salud

La cotización del 7% para salud permite al trabajador independiente acceder al sistema de salud bajo la modalidad de libre elección, ya sea en FONASA, o en una Isapre.

Con ello el trabajador puede utilizar el sistema de salud, adquiriendo el derecho a bonificaciones en las prestaciones médicas y a los subsidios de incapacidad laboral que generan las licencias médicas en caso de enfermedad o embarazo.

Para tener derecho a las prestaciones médicas y a la atención en la modalidad de “Libre Elección” se requiere:

  • Haber pagado a lo menos 6 cotizaciones continuas o discontinuas en los últimos 12 meses anteriores a la fecha en que se solicite los beneficios.

Los trabajadores tendrán derecho a un subsidio por incapacidad laboral cuando estén temporalmente incapacitados para trabajar, siempre que cumplan con los siguientes requisitos:

  • contar con licencia médica autorizada,
  • tener 12 meses de afiliación anterior al mes en que se inicia la licencia,
  • haber enterado al menos 6 meses de cotizaciones continuas o discontinuas dentro del período de 12 meses anteriores a la licencia,
  • estar al día en el pago de sus cotizaciones. Se entiende que está al día si pagó las cotizaciones correspondientes al mes anterior.

Para el cálculo del subsidio se considerará las rentas y/o subsidios por los que se hubiere cotizado en los seis meses inmediatamente anteriores al mes en que se inicia la incapacidad laboral.
Las trabajadoras a honorarios que coticen para pensiones y salud tendrán derecho al pago del subsidio pre y post natal, incluido el permiso parental, siempre que cumplan los siguientes requisitos:

  • tener 12 meses de afiliación anterior al mes en que se inicia la licencia,
  • haber enterado al menos 6 meses de cotizaciones continuas o discontinuas dentro del período de 12 meses anteriores a la licencia,
  • estar al día en el pago de sus cotizaciones. Se entiende que está al día si pagó las cotizaciones correspondientes al mes anterior.

Para el cálculo del subsidio por las licencias médicas de descanso pre y postnatal, primero se efectúa el mismo cálculo que el indicado para las demás licencias médicas, y luego se realiza un segundo cálculo, para establecer el límite del subsidio diario, con el promedio de los ingresos y subsidios de los 3 meses anteriores al octavo mes anterior al inicio del prenatal, debidamente actualizado de acuerdo a la variación del IPC e incrementado en un 10%. Se paga el subsidio diario que resulte menor.

El mismo subsidio que se haya determinado para las licencias médicas de descanso pre y postnatal, se pagará por el período del permiso parental.

Aunque la obligación de cotizar para salud se inicia el año 2018, se debe tener presente que para tener derecho a los subsidios por incapacidad laboral de origen común y maternal, se debe haber cotizado para pensión y salud.

Para mayor información visite: www.minsal.cl

2.4.- Otros beneficios previsionales

2.4.1.- Derecho a Asignación Familiar

El trabajador a honorarios que cotice y acredite sus cargas familiares en el Instituto de Previsión Social, IPS, tendrá derecho al pago de Asignación Familiar. El  monto de este beneficio dependerá de la renta anual que haya percibido en el año calendario anterior, y será pagada en el proceso de operación renta de cada año.

Para acreditar las cargas familiares se deben presentar los antecedentes y declaraciones que solicite el IPS, tales como certificados de matrimonio o nacimiento, certificados de estudio, declaración de vivir a expensas, etc.

El trabajador o trabajadora a honorarios podrá solicitar el reconocimiento de cargas familiares ante el Instituto de Previsión Social, por los siguientes causantes:

  • La cónyuge; y el cónyuge declarado inválido;
  • Los hijos, incluidos los adoptivos, hasta los 18 años de edad y los mayores de dicha edad y hasta 24 años de edad, que sean solteros, estudiantes regulares;
  • Los nietos o bisnietos, huérfanos de padre y madre o abandonados por éstos, bajo los mismos requisitos que los hijos;
  • La madre viuda;
  • Los ascendientes mayores de 65 años o inválidos de cualquier edad;
  • Los menores en los mismos términos que los hijos que hubiesen sido confiados judicialmente al cuidado de personal del trabajador o trabajadora independiente, como medida de protección.

Si un causante de asignación familiar es inválido, el monto de la asignación familiar que le corresponda se le pagará en valor doble (“duplo”). La declaración de invalidez la debe efectuar la COMPIN correspondiente al domicilio del inválido. De la Resolución que dicte la COMPIN se puede apelar ante la Superintendencia de Seguridad Social, SUSESO.

Los principales requisitos que deben cumplir los causantes para ser reconocidos como cargas familiares son:

  • Vivir a expensas del beneficiario.
  • No tener ingresos mensuales  iguales o superiores al 50% del ingreso mínimo mensual o de tener ingresos superiores al indicado, que no sea por más de tres meses durante el año calendario. Para estos efectos no se consideran las pensiones de sobrevivencia (orfandad) que perciba el hijo, nieto o menor entregado al cuidado.

Para mayor información visite: www.asignacionfamiliar.cl

2.4.2.- Derecho a afiliarse a una Caja de Compensación

Los trabajadores a honorarios que coticen para pensión y salud podrán, además, afiliarse individualmente a una Caja de Compensación de Asignación Familiar - C.C.A.F., con el objeto de acceder al régimen de prestaciones adicionales, crédito social y prestaciones complementarias de estas entidades, siempre que la Caja los contemple en sus Estatutos como beneficiarios de los referidos regímenes.

Para acceder a las prestaciones de los regímenes de prestaciones adicionales, de crédito social y de prestaciones complementarias, deberán encontrarse al día en el pago de sus aportes mensuales a la respectiva Caja de Compensación y estar haciendo sus pagos provisionales para pensiones. A contar del 1° de enero del año 2018 se exigirá también cotizar para salud.

Para mayor información visite: www.suseso.cl

2.4.3.- Ahorro Previsional Voluntario (APV)

El ahorro previsional voluntario (APV) tiene como principal objetivo, incrementar el saldo acumulado en la cuenta de capitalización individual de un trabajador, a través de recursos adicionales al ahorro obligatorio.

El APV permite generar un ahorro complementario, que busca aumentar el monto de la pensión a recibir o, alternativamente, anticipar la fecha de jubilación. Del mismo modo, estas cotizaciones pueden compensar períodos no cotizados, generados por desempleo u otras causas, o simplemente en algunos casos servir como ahorro para los fines que el afiliado determine.

Alternativas Tributarias
Cuando el trabajador realiza un APV, debe elegir entre dos alternativas tributarias y el régimen que afectará a sus aportes, en consideración al pago o exención de impuestos, al momento de realizar el aporte o en el momento del retiro de los recursos del ahorro voluntario.

La primera opción, no rebaja el monto del APV de la base imponible del impuesto único de segunda categoría y cuando los fondos son retirados pagan impuesto sólo por la rentabilidad obtenida. La AFP o Institución Autorizada informará la rentabilidad de los retiros al trabajador y al SII, para su declaración de impuestos. El retiro de los aportes por el trabajador, no serán gravados. Los trabajadores que opten por esta opción, recibirán una Bonificación del Estado por el ahorro que destinen a incrementar o adelantar su pensión. Esta Bonificación será de cargo fiscal equivalente al 15% de todo o parte del ahorro del trabajador, con un máximo de 6 UTM.

Si el trabajador efectúa retiros antes de pensionarse, la AFP reintegrará de la Bonificación el 15% de los fondos retirados a la Tesorería General de la República. La Bonificación y su rentabilidad no estarán afectas al Impuesto a la Renta en tanto no sean retiradas.

La segunda opción, permite recibir un beneficio tributario, rebajando el monto de APV de la base imponible del impuesto único de segunda categoría. Cuando los fondos son retirados desde la AFP o Institución Autorizada, retienen en calidad de impuesto único el 15% de su monto. Al momento del retiro de los aportes el trabajador deberá cancelar una sobretasa al impuesto global complementario que está obligado a pagar o ser retirados como excedentes de libre disposición, si corresponde.

IMPORTANTE: Una vez elegido un régimen tributario, el afiliado siempre podrá optar por el otro régimen, para los sucesivos aportes que efectúe por concepto de ahorro previsional voluntario o ahorro previsional voluntario colectivo. En todo caso, el monto total de los aportes que se realicen acogiéndose a uno u otro régimen tributario, no podrá exceder de UF 600 por cada año calendario.

Para mayor información visite: www.spensiones.cl

Volver arriba